«

»

Imprimir esta Entrada

La renovación de los convenios de cajas y bancos, todavía en el aire

Ambos han extendido la negociación hasta finales de febrero, pero solo se observan avances con la AEB mientras que en las entidades de ahorros puede haber movilizaciones a medio plazo.

La renovación de los convenios colectivos bajo los que se regula el trabajo en las entidades financieras, ya vencidos y actualmente en fase de prórroga legal, se encuentra todavía en el aire. Según fuentes del sector, lo más preocupante es que aunque las negociaciones comenzaron hace meses solo en el caso de la banca se observan algunos avances.

Este último acuerdo afecta a los 101.519 empleados de los bancos tradicionales -como Santander, BBVA, Popular, Sabadell…-, pero no a las cajas que se transformaron en tales bajo la licencia oportuna. Las partes han acordado prorrogar la ultraactividad del convenio actual hasta el 26 de febrero, así como las materias a negociar.

También se ha pactado un pago a cuenta del incremento salarial del 0,75%, fijado para 2015 con efectos retroactivos. Desde los sindicatos se reconoce que las diferencias que les separan ya no son tanto de números como de «conceptos», aunque constatan que persisten algunos «peligros» en la propuesta de la patronal bancaria (AEB).

Sobre la mesa sigue pendiente determinar cómo se distribuye el salario en 14 pagas, un nuevo sistema de participación en los beneficios de los bancos, medidas concretas para favorecer la contratación indefinida frente a la temporal o un nuevo modelo de categorías profesionales. Tampoco se ha decidido aún la duración del nuevo convenio, a priori de cuatro años.

Es justo el mismo tiempo que la patronal de las antiguas cajas de ahorros (ACARL) busca para su acuerdo laboral, pero aquí aún está en discusión la propia ultraactividad del convenio ya expirado. Uno de los sindicatos (CIC) ha presentado un dictamen justificando tener de plazo hasta el 20 de mayo, mientras que el sector ha fijado con las otras centrales el 29 de febrero.

Diferencias importantes

Las diferencias, no obstante, son mucho más profundas que un problema de tiempo, según las fuentes consultadas. La lista de desencuentros es amplia, con hasta una decena de discrepancias entre las partes:_reducir los trienios a la mitad, dejar de pagar el plus por convenio, congelación salarial durante dos años, extender las jornada laboral (horario partido de mañana y tarde), ampliar a 50 kilómetros el radio de movilidad, prolongar hasta cuatro años los salarios de entrada (más bajos), eliminar el complemento según residencia, acortar los ascensos por experiencia y eliminar parte de las ayudas por estudios según el sueldo.

Para los sindicatos, estas exigencias de la patronal suponen «dinamitar» su convenio colectivo, además de haber «roto la confianza social». Por eso, anuncian «movilizaciones de forma más intensa y beligerante» para 2016, aunque la mayoría prefiere agotar antes estos dos meses extra de conversaciones que se han dado ambas partes pese a lo enrevesado de la situación actual. Así se lo han comunicado ya en una circular interna a los 82.664 trabajadores afectados por este marco laboral, donde aparte de las dos únicas cajas que permanecen (Ontiyent y Pollença), figuran adscritos también los bancos promovidos por las otrora entidades de ahorro (Caixabank, Bankia, Kutxabank, Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja e Ibercaja).

Aparte de bancos y cajas de ahorros, también las cooperativas de crédito tienen pendiente de renovar su convenio colectivo. Aquí, sin embargo, no ha habido problema para que entidades y sindicatos dispongan prorrogar hasta finales de junio el acuerdo actual, a fin de tomar como base de un futuro pacto lo que se pueda acordar antes en sus ‘hermanos mayores’.

Artículo original

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2016/01/09/la-renovacion-de-los-convenios-de-cajas-y-bancos-todavia-en-el-aire/