«

»

Imprimir esta Entrada

Discurso de CGT ante la Junta de Accionistas del BBVA

El lenguaje lo puede casi todo, sin embargo los tiempos que vivimos son para aportar contenido aunque sus palabras son como los buñuelos de viento, no llenan. Si quieren realmente impulsar el proyecto empresarial BBVA y no sólo su proyección personal en un periodo muy corto del mismo, por favor, escuchen a personas como nosotros que lo que hacemos colectivamente es a cambio de nada. El puesto de adulador o contemporizador no va con quienes nos referenciamos en CGT.

Están aprovechando su propia crisis para DESVALORIZAR nuestro trabajo bancario. No sólo por los 4 últimos años de total absorción salarial, sino porque Vds. pretenden que con menor categoría profesional se asuman responsabilidades mayores con sueldos más bajos. En el fondo de su actitud está la idea madre de que debiéramos dar gracias por trabajar en BBVA. El comportamiento de sus Directivos para con sus “Recursos”, es decir nosotras y nosotros, no está en línea con sus palabras de que somos el mejor capital del Banco.

Algunos números suyos indican nuestra valía, la de los hombres y mujeres que, sin andar a codazos por competir por un puesto más arriba, damos toda nuestra energía diaria por el valor del trabajo bien hecho y la atención debida a la clientela. Nosotros, los normales, nos sentimos una parte fundamental de haber logrado que el Beneficio en Banca-España haya crecido en 2015 un 21,9%. Nos sentimos el coste básico de un ratio de eficiencia en España que es lo mejor de la UE y nada menos que 5 puntos mejor que nuestro principal competidor. Nos sentimos orgullosos de que España aporte al beneficio global de la Entidad, casi un 50% más que la competencia, porque sigue siendo el bien hacer de los bancarios españoles de todas las categorías -cara a cara con una clientela más enfadada y reivindicativa de lo habitual- lo básico en los resultados globales de este Banco y a mucha distancia de decisiones suyas, de la cúpula, que no han producido lo que vendieron.

Sus números dicen esto y Vdes. lo saben. Escúchennos. Estamos hartos de la escasa valoración que sus Directivos nos trasladan. Hartos de tanto ranking sin el respeto mínimo a la Protección de Datos, pero sobre todo a la dignidad personal. Que la empresa controle la productividad de cada persona es natural, que la dé a conocer es una afrenta y además, sin sentido profesional.

Estamos hartos de “Arreadores”. Personas que son Directivos, que no concebimos cómo pueden cobrar lo que perciben sin dar la cara jamás ante la clientela. Ni en el navío más importante del mundo hay tal diferencia entre el “capitán” al timón y el último fogonero que impulsa el barco. Estos “arreadores” jamás trasladan cercanía o ánimo positivo al conjunto de su Equipo, simplemente porque somos su “coste”, sus “recursos”. No se quieren enterar de que duele la realidad: Personas en un puesto tan significado para el cliente como Asesor Financiero tienen hoy con habitualidad 3 niveles profesionales por debajo de lo natural. 3 niveles más baja su Categoría, su salario y hasta su propia valoración, porque han de ser castigados por ser jóvenes en esta empresa. Ser joven es tener que ser agradecido. Personas que vienen de ser medidos por exámenes objetivos, tienen que digerir que la profesionalidad en banca es secundaria. Para los “arreadores” lo básico es la sumisión, la sonrisa a todo, carecer de vida personal o tener un orden de prioridades en la vida fuera del imperante en la mayoría y el sentido común.

Volvamos al valor de las palabras. Sr. Presidente le agradecimos en su momento que Vd. trasladara en los medios y en una Junta como esta que BBVA estaba por conciliar en todo lo posible la vida personal con la laboral. Le agradecimos que fruto de sus instrucciones llegaran a BBVA los Contratos Temporales de Interinidad para sustituir todas las excedencias y  bajas maternales. Fue una posición suya pionera en el Sector y positiva. Pero sus Directivos, obsesionados con el coste fuera de lugar, le darán cifras de Excedencias y bajas por Maternidad y una cifra similar de Contratos de Interinidad. Sin embargo, oiga ahora la realidad: La persona contratada en interinidad de una Directora en maternidad, lo es como Administrativo N-XI, el nivel más bajo y figurará como Cajero, Gestor o -incluso en ocasiones- Director en el esquema del Banco, pero, como comprenderá perfectamente, en realidad no sustituye a esa Directora.

Esto ocurre con todos los puestos de venta y, cuanta mayor relevancia tenga el puesto, peor: Asesores Financieros, Patrimoniales, Pymes, etc. son “sustituidos” en la teoría por Administrativos N-XI, en muchos casos sin la experiencia mínimamente necesaria que en la práctica acaban en Caja y por un corrimiento de sillas, alguien carga con el trabajo del progenitor en Excedencia. En ocasiones, éste renuncia a sus deseos más valorables para con su familia, porque no va a ser sustituido en modo alguno y su trabajo, su oficina, van a decaer.

Hay una solución sencilla y además real, que económicamente es algo más cara, pero funciona para la plantilla a la que Vd. dirigía su respeto en la conciliación familiar y para la clientela y el negocio. El Equipo de Asociados es necesario incrementarlo a cifras lógicas para poder realizar las coberturas necesarias y naturales de las Fuerzas de Venta. En una empresa con 25.000 sillas, debe haber una cifra naturalmente superior para llenarlas. Sabemos que los cerebros del “ahorro”, esto no lo ven, pero es que esos cerebros nos han traído en gran medida la crisis, también la crisis de servicio y negocio sostenibles.

Además, mejorar el nivel de plantilla permitiría dar la debida atención a nuestra clientela, redistribuir de forma justa y sostenible el reparto de la riqueza que nuestra Entidad genera y serviría para contener el desenfreno de la Codicia implantada de forma enfermiza en la Alta Dirección, no solo en la del BBVA. Codicia que se puede convertir en agente desestabilizador del Sistema en su Conjunto.

Ante la ausencia de respuesta para negociar un Plan de Empleo en BBVA nos hemos visto en la necesidad de salir ante la opinión pública, en el entorno de nuestras oficinas en la mayoría de las Provincias (31) en las que los trabajadores nos han adjudicado la responsabilidad de representarles.

El valor de la palabra. En octubre de 2007, nada menos, la palabra de la Dirección de Recursos Humanos dijo que finiquitada la Homologación de BB.SS. del nuevo BBVA, estaba dispuesta a abordar la descongelación de los 540,91 € al Fondo de Pensiones para una mayoría, amplia ya, de la actual plantilla. Todos sentimos inquietud ante el futuro de las pensiones públicas. Las personas ingresadas en Banca desde el año 1980 no tenemos ningún complemento a esa pensión. Nuestro Fondo de Pensiones BBVA sólo fija estos 540,91€/año para la inmensa mayoría de la plantilla en activo. Se nos ha venido diciendo que la crisis no permitía cumplir aquella palabra. Esta Junta celebra ya lo contrario. Sus propias palabras Sr. Presidente pintan un panorama halagüeño en España. Entendemos que ya es hora de concretar esa palabra del año 2007. No hay más que ver que el monto del Fondo de Pensiones del Sr. Consejero Delegado en poco tiempo es ya muy superior a las aportaciones anuales a toda su plantilla. Es posible, es viable, es necesario, fue una palabra y queremos que sea un hecho.

Palabras son el modo fácil de despachar la natural coyuntura de muchos trabajadores que llevan más de 5 y más de 10 años fuera de su núcleo familiar. Es antinatural gestionar una empresa del tamaño de BBVA España sin tener en cuenta esta realidad. Ya sabemos que, al entrar, todos estamos dispuestos a mayor movilidad que al ir pasando los años. Es así y es lógico. La empresa debe fijar medios reales para gestionar las naturales solicitudes de traslado, de ubicación en una plantilla que sujeta a la vida, va a requerir movilidad no sólo para ascender, sino movilidad para casarse, asentarse, volver, reencontrarse, etc. No nos confunden las palabras: ¡Apúntate! Es una broma, porque te apuntarás y no ocurrirá lo que pretendes. Apúntate debiera gestionar las vacantes, que no lo hace, pero es que además en una empresa no hay sólo vacantes, hay, sin más, necesidades de traslados por motivos claros, naturales y lógicos. La actitud con la que los “arreadores” y ejecutivos de pro, contemplan una petición de traslado es rechazable desde todo punto de vista, incluido el de la profesionalidad. La empatía no se vende en pastillas, ni se estudia. O se ve como herramienta necesaria o se siente o no se produce. En los DOR´es altos, le podemos asegurar que brilla por su ausencia.

Palabra es también “cerrado”. Ese Sueldo que hasta hace poco sonaba a mejor que “abierto” y hoy lo tenemos por arte de magia toda la plantilla en España. Cerrado para decirnos que se nos va a ir absorbiendo lo que no sea Salario Fijo de Convenio, sea cual fuere la procedencia de ese importe, nuestra carrera profesional y las posibilidades de mantenimiento otorgadas. Claro está que la apuesta de BBVA por la clandestinidad en su Sistema Funcional, y sus niveles máximo y mínimo y el teórico punto de encuentro, ha sido objeto de rechazo desde mi Sindicato. Esa clandestinidad declara ya al propio Sistema como una mera falacia para el enriquecimiento de una minoría y el enfado de una mayoría que ahora será creciente.

Seguimos señalándole la necesidad de cerrar la brecha de la Desigualdad como única forma de salida no traumática de la actual crisis y qué duda cabe que debilitar el fijo e incrementar el variable solo podrá conducirnos al aumento de la Desigualdad.

Pero es que además contradice el espíritu de las normas que tras la crisis se pusieron en marcha desde distintas Autoridades Reguladoras, que pedían limitar el peso de los variables y a las que Vds. oportunamente se abonaron incrementándose las partes fijas de sus salarios en proporciones significativas. Sin embargo, Vd. mismo señaló la necesidad de recuperar la confianza que nuestro sector tenia. Le invitamos a que lo haga sobre hechos concretos y no se limite simplemente a declararlo. La palabra Transparencia es hermosa, pero debe tener concreción o resulta insultante.

Palabras de entusiasmo fueron también las que sus directivos lanzaron a los medios al anunciar la operación de UNNIM primero y CX después. Por recordar la última, CX: Sólo en sinergias generaría 1.200 MM € y con un patrimonio de 2.500 MM, pagar por la absorción menos de 1.000 MM era todo un chollo A partir de 2016, CX iba a aportar 300 MM de beneficio. Las pérdidas (12.800 MM) con su rescate las enjugaba la ciudadanía. Sin embargo, días después, otros directivos BBVA, esta vez de RR.HH. exigían a la plantilla de CX un 3º ERE, con destrucción de empleo y traslados incluidos, como la única solución de viabilidad. Vd. dirá que la mayoría sindical en CX dio también su palabra al firmar como “lo menos malo” ese dichoso ERE,  pero resulta que hoy, sus firmantes, son también parte de esta misma queja hacia BBVA, porque el negocio del Banco no oye las quejas de esta plantilla. Escúcheles, es su 3º ERE.

Sr. Presidente, nada más. Darle nuestra palabra de que no ganamos nada llevándole la contraria en ese mundo ideal que sus mensajes nos pinta. Hay en todo demasiada distancia entre la base del negocio, los trabajadores, y su cúpula. Pero aún peor, hay mucho asalariado llegado a directivo que cobra lo que cobra, no tanto por lo que aporta, sino por lo que corta, aplaude y calla. Nuestro discurso son palabras, sin ataduras sindicales de ningún tipo. Son palabras que pretendemos constructivas y que nos esforzaremos porque sirvan para ello.

Muchas gracias.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2016/03/13/discurso-cgt-ante-la-junta-accionistas-del-bbva/