«

»

Imprimir esta Entrada

Cuando las herramientas están melladas: no se construye bien

Desde el pasado 14 de julio se han celebrado 4 reuniones de la Mesa de Relaciones Laborales con la presencia de toda la representación de BBVA y CX buscando un acuerdo de integración de la plantilla de CX en BBVA.

En la última reunión (28 de julio) la representación sindical decidió firmar dicho acuerdo, salvo CGT en BBVA que informó no poder suscribir el acuerdo en ese momento ya que, en CGT, esta decisión la tiene que tomar la afiliación (es quien tiene la última palabra) y, en este caso en particular, especialmente nuestra afiliación en CX.

Finalmente, la decisión de nuestros afiliados en CX ha sido NO SUSCRIBIR EL ACUERDO por los motivos que indicamos a continuación:

1) El contenido del acuerdo.

El acuerdo reconoce el pase a condiciones BBVA por lo que la mayor parte del acuerdo no contiene nada que no esté ya especificado en el ERE. Recoge, además:

La sustitución de los complementos funcionales por el sistema de incentivación variable de BBVA y que, a diferencia de los pluses, no garantiza que se perciba ya que depende de la consecución de objetivos. Por tanto, no se consigue el principal objetivo marcado por la representación sindical: garantizar que no se produzca una rebaja de salario sobre la situación anterior, máxime si la función continúa siendo la misma.

Si bien con el acuerdo del ERE, el Banco podía decidir que los complementos funcionales dejasen de cobrarse, cambiando al sujeto de función (lo cual tiene cierto sentido en el ERE), con este acuerdo se eliminan dichos complementos de facto aunque se mantenga la función que lo generaba en CX. Aplicar el Sistema de Incentivación por objetivos de BBVA no es un logro, sino la lógica aplicación legal de un sistema ya operante y totalmente aleatorio e incontrolado, existente previamente y contra el que la representación sindical en BBVA nos venimos manifestando.

Las garantías sindicales de la representación electa en CX.

• Los beneficios sociales de BBVA que sustituyen a los de CX. La mayor novedad es la posibilidad del disfrute de Apartamentos y Bonos de Vacaciones. Otro “triunfo” que no es más que la Jurisprudencia existente en Absorciones. Nuestra reivindicación de que la incorporación de 4.000 personas conllevara un incremento proporcional de BBVA para el Monto de este Beneficio ha sido rechazada, con el que este “beneficio social” nos lo pagamos nosotros mismos.

• La posibilidad de presentarse al último Concurso de Capacitación (2016) para acceder a los niveles VII, IX y X. Se rechazó también nuestra propuesta de calcular las Vacantes considerando también la plantilla CX para adecuarlas así al incremento de personas que se presenten a las pruebas.

2) El método aplicado.

No compartimos la premura con la que se ha llevado este proceso (cuatro reuniones en 11 días laborables) ni la necesidad de que el acuerdo se firmara antes de terminar el mes de julio pero, en todo caso, si existiera esa necesidad… hubiera bastado con comenzar antes la negociación. Esto mismo fue parte del inicial discurso del SEC-CX, con lo que en CGT apoyamos una negociación más pausada y cercana a los objetivos sindicales unitarios, aunque tras unos primeros “peros”, han acabado por asumir no sólo fechas y plazos, sino hasta el contenido encorsetado por BBVA.

3) Conclusiones.

Claro que existía el riesgo de que el Banco pudiera aplicar el art. 41 del Estatuto de los Trabajadores. Al igual que en el ERE, el Banco podría haber aplicado su propuesta inicial. Y es que en el mundo laboral, estos riesgos son lo común.

En CGT pensábamos que cuando los propios firmantes del ERE llevan tantos escritos criticando la aplicación del “espíritu” de lo firmado. Cuando los firmantes del ERE tiran tanto de literatura para criticar la “cerrazón” de BBVA. Cuando toda la representación sindical, tanto de CX como de BBVA, defendíamos las mismas cuestiones y algunas de ellas (Beneficios Sociales y Concurso Oposición) tan lógicas como que el Banco no da nada, sino que lo que parece un “avance” lo pagamos el resto de trabajadores, se impondría EL SENTIDO COMÚN de la coherencia y seríamos capaces de PRESIONAR con los plazos para este Acuerdo necesario también para BBVA. Pero, ha vuelto a ser el miedo al “todo puede ser peor”, el justificante para deshacer posiciones sindicales y volver a defraudar a la plantilla representada.

Después de una exitosa movilización, en 2015 se firmó un ERE sin prácticamente mejora ninguna respecto a la última propuesta del banco. Con este nuevo acuerdo el banco elimina algunas de estas mejoras sin contrapartida suficiente ni tan siquiera garantizando la vuelta a plaza de los desplazados de Legacy. Con este nuevo acuerdo accederemos a un Beneficio Social (Apartamentos y Bono Hotel) que tendrá 4000 solicitantes anuales más para el mismo volumen de gasto para BBVA. Con este nuevo acuerdo la plantilla CX con Niveles XI, X y IX, podremos acceder al último Concurso Oposición en las que aunque las superemos, no habrá más vacantes que las obligatorias sin la consideración del número de personas CX
en tales categorías.

En CGT pensamos que la actual representación sindical de CX (que sobrevivirá como derecho “ad personam” en BBVA), no ha sabido leer adecuadamente la oportunidad. Ofuscados en una práctica de temor a lo “posible”, reivindican para encandilar a sus representados, pero sin generar posición sindical para posibilitar avances en esa dirección. Acabar acordando en los estrechísimos términos prefijados por BBVA, no requiere de fortaleza sindical, cosa de la que se “alardea” pero que no se “moviliza”. En CGT consideramos que este modelo sindical está agotado si queremos avanzar posiciones laborales en la nueva empresa. Se requiere un sindicalismo que no sustituya, sino que ACOMPAÑE a la plantilla en sus lógicas pretensiones de estabilidad y derechos laborales.

 

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2016/08/06/cuando-las-herramientas-estan-melladas-no-se-contruye-bien/