«

»

Imprimir esta Entrada

2017: Nuestro empleo ¿en cuestión?

Trabajamos en un Sector en constante reestructuración. En BBVA la ¿última? noticia es la decisión de cerrar 132 oficinas en febrero de 2017. Sumadas a las anteriores se trata de 224 oficinas cerradas en un plazo de cuatro meses.

A estas alturas del partido ya no nos extraña nada y tomamos estas noticias con una naturalidad que desde CGT nos parece preocupante, siendo fácil de entender el motivo pero, al mismo tiempo, se nos trasladan dos preguntas:
¿Va a existir sobrante de plantilla en estos cierres? y…¿Cómo lo va enfocar BBVA?

Todos conocemos la realidad que nos rodea y somos conscientes de que BBVA no sólo utiliza la vía de las prejubilaciones y recurren a otras opciones menos costosas… bajas incentivadas que no generan derecho a prestación por desempleo y tributan como rentas de trabajo… despidos objetivos por causas organizativas (por ejemplo compañeros y compañeras de CIB en Ciudad BBVA) con formas de actuación seudo mafiosas por quienes lo llevan a cabo y que lo que tratan es de amedrentar para que se acepte una baja incentivada en vez de un despido que normalmente se consideraría improcedente en caso de demandar… despidos disciplinarios, al estilo Engagement (excusas para proceder a dar salida de nuestra empresa a quienes se les ocurre). En definitiva… distintas fórmulas de destruir empleo, NUESTRO EMPLEO.

¿Tiene esta empresa un problema de productividad? La respuesta es clara y objetiva: EN ABSOLUTO. Su ratio de eficiencia (productividad) al 30-09-2016 en España era del 54,5%, y aunque muy afectado negativamente por la absorción de CX, BBVA sigue siendo líder Europeo en productividad bancaria.

Las cifras de resultados de BBVA son vistas con preocupación por los compromisos de dividendo para con sus principales accionistas, pero no perdamos de vista que las causas de un volumen de Beneficios menor al objetivo están ligadas a decisiones geoestratégicas y de negocio en España que se han demostrado erróneas.

La compra de UNNIM por 1€ y de CX por unos 900 MM€, cuando la entidad fue rescatada por más de 12.000 MM, fueron presentadas por unos directivos eufóricos como un “chollo” para BBVA. Ahora, estas operaciones y con independencia de sus motivaciones, tras sufrir la plantilla en sus carnes varios ERE`s, se utilizan como argumento para el temido “sobra plantilla”. Además, ahora aprovecharán la sentencia contra las cláusulas suelo, operación Eroski, etc.

Sin embargo, la rémora para la cuenta de resultados BBVA España no somos la plantilla que damos la cara cada día. Son los 25.819 MM de euros de Riesgo bruto sobre ladrillo que seguimos arrastrando y el negocio que producimos sigue soportando un 12,2% de “dudosos y adjudicados” sobre el Crédito Total. Está claro que somos líderes.

Según ellos, los Resultados han de ser los que necesitan para sus compromisos. De esos resultados se derivan los Objetivos comerciales y de ahí nuestro problema con el empleo ya que, al ser inalcanzables por irreales, se establecen los rankings y sus consecuencias y los mismos directivos que los han determinado se sienten “justificados” para actuar contra el empleo.

Por contra, es la cúpula BBVA la que presenta el mayor número de personas con Contrato Blindado en el Sector. Nada menos que un +237% que su principal competidor. Somos también la Entidad financiera con más directivos (unos 480) afectos a la cláusula obligada por la que deberían devolver sus incentivos si sus decisiones se demuestran negativas en un plazo determinado.

Desde CGT queremos trasladaros que no existen “recetas mágicas” para afrontar esta situación, pero sí queremos dejar constancia de:

  • El compromiso de nuestras Delegadas y Delegados para estar a vuestro lado en estas circunstancias.
  • Nuestro apoyo jurídico, con asesoramiento o con asistencia legal.
  • La conveniencia de mantener e intensificar la unidad de acción entre todos los sindicatos.

Creemos que la afiliación de cada Sindicato debe exigir a sus representantes (también los de CGT) esfuerzos para dejar de lado nuestras diferencias empezando por exponer de forma clara iniciativas contra estas agresiones.

Pero no solo se debe exigir responsabilidad a los sindicatos. La plantilla también la tiene y debe participar en los posibles actos que se convoquen como muestra de repulsa a esta forma de actuar.

La forma más eficaz de “superar” esta situación es en COMPAÑÍA, desde la transparencia y la suma de voluntades para que entre todos seamos capaces de erradicar de nuestra empresa este tipo de actuaciones que sólo van en contra de nuestros intereses y, por extensión, de nuestros puestos de trabajo.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2017/01/03/2017-empleo-cuestion/