«

»

Imprimir esta Entrada

Nuevo latrocinio social de la Banca: BBVA agrede al empleo necesario

Fruto de la crisis financiera, el Sector financiero español se ha convertido prácticamente en un monopolio, quedando en manos de cinco entidades (BBVA, Santander, Caixabank, Sabadell y Popular) que cuentan con la mayor cuota de mercado del mundo, con algo más del 60% en 2016. En Alemania, sus 5 principales entidades tienen el 32% del mercado, el 39% en Reino Unido, el 41% en Italia o el 48% en Francia.

Además, el capital extranjero es socio unitario mayoritario en los principales Bancos, con 10.500 MM € en acciones. Los mayores de ellos son el Fondo de Inversiones americano BLACKROCK (principal accionista unitario en BBVA y con una posición determinante en el Santander) y la entidad JP Morgan. No es casual que la Bolsa española sea la más rentable por dividendo del mundo. Son estos compromisos de pago a los máximos accionistas unitarios lo que compromete la Rentabilidad de la Banca española, ya que debe alcanzar unas cifras de negocio y de beneficios IMPOSIBLES para sostener en la economía española el ritmo de crecimiento comprometido de sus dividendos.

Entre 2008 y finales de 2015, en España se han cerrado algo más de 15.000 oficinas financieras, hasta quedar con 30.128. Francia tenía 37.567 y Alemania 34.045.
En España trabajan en el sector 196.550 empleados, frente a los 646.400 de Alemania, los 407.645 de Francia, o los 298.578 de Italia.

BBVA se destacó en un principio por reconocer las malas praxis en algunas Entidades y su Presidente lo resumió en: “la crisis es fruto de la Codicia”, declarando desde el principio que las Entidades que lo habían hecho mal debían pagar las consecuencias y que “el Estado no debía salvar a nadie que hubiera actuado mal”.

Lo cierto es que ninguna Entidad financiera actuó correctamente en la bonanza, ni en la gestión de la crisis provocada por sus prácticas, pero algunas podían sobrevivir y otras, no del mismo modo. Las supervivientes buscaban el mismo fin: Crecer y ocupar el espacio de las que la crisis se lleva por delante. Esta ha sido la estrategia de BBVA. Veamos:
El 9 de Marzo de 2012 BBVA se hace con UNNIM, mediante el pago de 1 €. Asumiendo el Fondo de Garantías de Depósitos (FGD) pérdidas por  los 953 MM € inyectados y las pérdidas en la cartera de créditos de dudoso cobro hasta los 1.064 MM€, BBVA deberá asumir previsiblemente la cobertura de los otros 266 MM restantes. UNNIM en total recibió ayudas por un importe total de 3.817 MM.

Francisco González, califica la operación de “buena tanto para el Banco como para UNNIM y fortalece el sector financiero español”. UNNIM es atractiva para el BBVA por sus 15.000 millones en depósitos y la fidelidad de una clientela que en un 60% la tiene como primera entidad. En el momento de su compra, cuenta con 3.075 personas en plantilla y 551 oficinas.

Antes de su integración en BBVA, este Banco plantea que para la viabilidad de UNNIM requiere de un ERE con 619 bajas y un plan de reubicación de 456 personas en el Grupo BBVA en cualquier puesto.
El 24 de Abril de 2015 BBVA anuncia la compra de Catalunya Banc (CX). El precio oficial de la operación es de 1.187 MM€, pero en realidad BBVA sólo costeará unos 600 MM, fruto de descontar los créditos fiscales de los que se beneficiará BBVA y las nuevas garantías con las que contará para adjudicarse Catalunya Banc.

Las ayudas publicas ascendían a 12.572 MM€ a los que hay que añadir como Coste Público otros 400 MM€ que se garantizan a BBVA en sus posibles créditos dudosos (en total 12.372 MM€ en pérdidas para las arcas públicas). Antes de esta privatización, Catalunya Banc (CX) había sufrido ya 2 ERE, el segundo y más fuerte con la bendición expresa de Bruselas porque sería “la solución”.

CX nace con una plantilla de 8.144 personas en 2010. En Junio de 2013 sufre un ERE que afecta a 1.300 personas de plantilla y en octubre del mismo año otro con 2.153 afectados. En la fecha de compra por BBVA, CX cuenta con 4.500 trabajadores, 715 oficinas en Catalunya y 55 por el resto del Estado.

BBVA definió la operación como “buenísima”. CX cuenta con un Patrimonio de 2.506 MM€, unos 3,6 millones de clientes, 62.392 MM€ en activos y unos beneficios en 2013 de 167,8 MM€. BBVA anuncia que espera obtener un Beneficio neto de 300 MM€ a partir de 2018 y que la cuota de mercado en toda España del nuevo BBVA pasará del 11,9% que tiene ahora al 14,2%, es decir una mejora del 19,33 %.

Una vez comprada CX, BBVA, siguiendo su estrategia, plantea la necesidad de un ERE en CX que afecta a 1.557 personas entre prejubilaciones, excedencias, extinciones y los 400 traslados forzosos o “voluntarios”.

El nuevo BBVA (con las 6 cajas absorbidas) cuenta con una plantilla de 26.963 personas y 3.100 oficinas. El ratio de eficiencia (indicador oficial de productividad) del nuevo BBVA es el 54,5% que, a pesar de haber retrocedido por la integración reciente de CX, sigue siendo un 3,3% MEJOR que el Santander-España y el mejor indicador de productividad europeo.

Pero BBVA AGREDE AL EMPLEO NECESARIO y devuelve PRECARIEDAD y DESTRUCCIÓN DE EMPLEO a la Sociedad de la que se ha beneficiado. Mediante unos rankings arbitrarios, discrecionales y faltos de transparencia bajo el eufemismo de medir la aportación de cada cual, pretende poner a todos y todas EN FILA. BBVA DESPIDE A ALGUNOS PARA DOBLEGAR A TODOS.

El Colectivo ENGAGEMENT (Bajo desempeño) recoge a unas 400 personas en BBVA. Bajo Desempeño que pretenden objetivar con la medición de venta de productos (PBV) pero en la que, en realidad, pesan mucho más otros factores como prolongación de la jornada, dimisión de puestos por opción legal de otro, negativa a asumir un traslado no obligado, no asumir propuestas de ascenso no deseado, etc. De hecho, las 22 personas despedidas ya de este colectivo de Bajo Desempeño, NO ERAN LAS ÚLTIMAS en ningún ranking, sino que en su pliego de cargos se las acusaba de estar “por debajo de la media”. La falacia de BBVA es tal que en todos los casos la empresa ha acabado por plantear la conciliación judicial aceptando el despido como Improcedente. De esto modo, BBVA refuerza su capacidad de AMEDRENTAR a toda su plantilla.

Para BBVA siempre sobra alguien, no hay “zona de confort”, todos estamos en riesgo de exclusión en algún momento de la vida laboral. La inseguridad laboral impuesta por BBVA supone una inseguridad en el servicio debido a la clientela. Poniendo el valor del trabajo en crisis, se provoca la subcontratación de cualquier tarea que los clientes piensan que realiza el Banco, cuando en realidad está físicamente muy alejada y en condiciones de total precariedad.

BBVA, sin embargo, es líder español en número de directivos que deben someterse a la normativa del BCE para que sus incentivos (a partir de ahora) estén sujetos a que sus decisiones no traigan en un plazo temporal consecuencias negativas para la Empresa. Esos directivos son la principal rémora en BBVA. Los directivos que hicieron a BBVA líder en créditos con cláusulas suelo y ahora en sus pérdidas. Líder en la comercialización de Preferentes y ahora en sus pérdidas. Líder en pérdidas inmobiliarias en comparación con otros bancos similares. Esos directivos que no han parado de crecer en número desde la creación de la entidad, mientras destruían plantilla y definían que seguirá sobrando siempre.

BBVA se ha beneficiado de la cuota de mercado de las 6 Cajas compradas a precio de saldo, rescatadas con dinero público. Ha sacrificado plantilla en ellas y ahora, ya todos integrados en BBVA, continúa preconizando que todo se puede hacer con menos personas y más barato. Ninguna rentabilidad, ningún ratio de eficiencia (productividad) le es suficiente para definir un nivel de empleo sostenible y en condiciones con el que devolver en justicia el beneficio social obtenido del rescate social de las Cajas.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2017/03/04/nuevo-latrocinio-social-la-banca-bbva-agrede-al-empleo-necesario/