«

»

Imprimir esta Entrada

Compensación Beneficios Sociales – Una pérdida irreversible

Un nuevo derecho pasa a la historia gracias a la irresponsabilidad de unos sindicatos que, lejos de cumplir su función de defenderlos, los regalan o, quizás peor, los venden. El hecho de silenciarlo vergonzosamente en sus comunicados, da pistas claras de su interés en ocultarlo.

En la próxima nómina de noviembre junto al abono de haberes, todo el personal, tanto pasivo como activo, cobraremos por una única vez una cantidad adicional, de carácter irregular a efectos fiscales, en aplicación del acuerdo firmado, a propuesta del Banco, el pasado viernes por CC.OO., UGT, FITC y STS. Un acuerdo que capitaliza, compra y liquida los derechos pasivos derivados de la Compensación de Beneficios Sociales (CBS).

Las cantidades a abonar se calcularán en base a unas variables actuariales, prácticamente impuestas unilateralmente por el Banco, que le garantizan un millonario ahorro de costes. Un ahorro de costes, llevado a cabo como siempre, a costa de la plantilla que, a pesar de ver anticipado el cobro de esa expectativa de derecho, lo verá menguado de forma importante. Por tanto, que nadie espere grandes cantidades.

Adicionalmente y para disfrazar el acuerdo, la cantidad que el Banco viene aportando al Plan de Pensiones Santander Empleados, congelada desde el año 2013, se verá incrementada, desde el próximo 1 de diciembre, sólo para el personal en activo, en 13,33€/mes. Pasando la aportación de los actuales 53,33€/mes a la de 66,66€/mes.

Una aportación adicional que nos tratan de vender, como una subida muy sustancial y cuyo montante económico, no llega ni siquiera al 3 por mil de los beneficios previstos para este año por Santander España.

Lo peor, es que no se trata ni tan siquiera de un gasto adicional que el Banco deba realizar, sino que es una pequeña compensación por lo que perdemos, en aplicación de las variables actuariales utilizadas. En resumen, una supuesta subida, fruto de nuestra propia pérdida.

Somos conscientes de que, a simple vista, a nadie le amargará el dulce, y obviamente los sindicatos firmantes ponen interesadamente el énfasis en ello. No obstante, ese énfasis interesado no nos debe cegar para ver la pérdida de derechos que, el acuerdo lleva implícita para el personal de nueva contratación. Un personal que verá suprimido irreversiblemente el derecho a cobrar en la nómina de mayo, la compensación por beneficios sociales e hijos a cargo que cobramos los ahora activos.

Una reducción salarial que, sumada a la pérdida de las 3,75 pagas de beneficios que, les fue escamoteada en aplicación del lamentable XXIII Convenio Colectivo de Banca supone de facto una devaluación salarial de al menos un 20%. Una devaluación que supone la creación de dos escalas salariales en la plantilla de una misma Empresa, con lo que, de desigualdad ello conlleva.

De esta penúltima renuncia, los irresponsables sindicatos firmantes no dicen nada en sus flamantes comunicados. Por tanto, su mala conciencia hace que lo oculten vergonzosamente.

A ninguno de los trabajadores y trabajadoras ingresados después del 8 de marzo de 1980, no se nos escapa lo perjudicial que supone la firma de acuerdos que suprimen derechos. La firma de uno de ellos, supuso que este colectivo no tenga fondo interno, ahora externalizado, de pensiones.

Desde luego C G T no será cómplice con su firma de la configuración del bancario precario del futuro. Los derechos se defienden. No se regalan y menos se venden.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2017/11/01/compensacion-beneficios-sociales-una-perdida-irreversible/