«

»

Imprimir esta Entrada

¿Nos harán un “Navidul”?

Hemos tomado la expresión hacer “un Navidul”, de esos anuncios televisivos que la citada marca emplea para publicitar sus jamones. El formato es común: una chica gótica a quien sus padres regalan un vestido rosa que no quiere ponerse, un entrenador de fútbol que argumenta por qué no puede acceder a la petición del padre de uno de los niños a los que entrena… En la mitad del discurso, el protagonista cambia radicalmente de postura, dándole la razón a su interlocutor en todo. ¿Qué ha pasado? La repetición a cámara lenta de la conversación, permite apreciar cómo ese interlocutor ha mostrado un plato de jamón, o bien la pieza entera, al protagonista, y ahí radica el motivo del sorprendente cambio de postura de éste.

Como ya sabréis, el pasado miércoles 13 de este mes, tuvo lugar la primera de una serie de reuniones, de cuyo calendario ya os informamos en el anterior comunicado, entre la empresa (ya Bankia ) y la representación sindical de BMN y Bankia. El motivo, como sabéis, es el nuevo ERE. El contenido de ese primer encuentro lo recogimos en ese mismo comunicado.

Nos parece asombroso que todos hayamos interiorizado, como si de un dogma de fe se tratase (y una Fe bastante intransigente), que toda fusión de empresas conlleve “necesariamente” un ERE. Da igual que el haber recibido fondos públicos pareciese que obligara a Bankia y BMN a ser referentes de empleo de calidad. Da igual que, contempladas las duplicidades en servicios centrales y red oficinas, pudiese ser más lógico apostar por la expansión del negocio y no por la pérdida de parte del mismo con el despido de trabajadores que han sustentado esa confianza que es lo que realmente se “vende” en nuestra actividad. Da igual, porque algunos seguirán hablando de responsabilidad social corporativa sin que les tiemble la voz…

Llegados a este punto, nos llama la atención la “férrea” determinación de todos en que la clave de este ERE sea la VOLUNTARIEDAD en las medidas. No hay nadie que no haya enfatizado ese asunto. Y la energía con que algunos lo han hecho nos ha sorprendido gratamente.

Esperemos que, al final, no pase como en los EREs de BMN y Bankia de 2.013, esto es: que cuando llegue el momento de la verdad y la voluntariedad no aparezca por ningún lado, o bien no sea tanta, quedando gran número de situaciones de compañer@s al arbitrio de la Empresa, no nos hagan un “navidul”. Porque algunos ya hicieron entonces cosas que nos avergonzaron a todos. Ahora tienen una oportunidad para demostrar que aprendieron de aquello. Esperemos que lo hagan. Por el bien de todos.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2017/12/19/nos-haran-navidul/