«

»

Imprimir esta Entrada

Bonito mensaje, triste realidad

Habiendo transcurrido algo más de una semana desde la rúbrica del Proceso de Despido Colectivo (perdón, hemos querido decir Acuerdo de Integración, de no se sabe qué) y desde la empresa se está poniendo toda la carne en el asador para dar la imagen de que aquí no ha pasado nada. Pelillos a la mar, ¡que nos invada el espíritu navideño!.

Cualquiera que visite alguna de nuestras maltrechas oficinas, podrá comprobar que todas ellas están rebosantes de felicidad y confianza (de plantilla ya es otra cosa), que los ambientes de trabajo son los ideales, espíritu de equipo, la “camiseta Santander” por bandera y unas ganas locas por hacer las cosas bien, porque todos sabemos que la empresa sabe reconocer los esfuerzos y los premia. Pues no, ojalá fuera así. De un lado tenemos a los compañeros de Servicios Centrales que por muchas fiestas que se organicen, no tienen el cuerpo para ello porque unos están abocados a un futuro que por más incentivado que esté, no lo comparten y otros solo tienen incertidumbre. Al otro lado, tenemos a la red comercial, que ya ha puesto las barbas en remojo tras el afeitado sufrido en las personas de los trabajadores de los SSCC. Hay que reconocer que cuando el patrón quiere vender una imagen, lo hace a conciencia. Estas pseudofiestas navideñas que se ha montado la empresa, no tienen otro fin que enmascarar la realidad y no hay nada mejor para borrar una mancha negra, que pintarla de blanco y si le añadimos un árbol de Navidad, con sus bolitas, lucecitas y un Papá Noél , el cuadro les queda pero que muy bien “remataito”.

Mención especial nos merece la video-felicitación del Consejero Delegado. La verdad es que si nos quedamos con las formas, se nos saltan las lágrimas con la emoción, pero si ahondamos un poco más y establecemos un paralelismo entre mensaje y realidad, entonces es para llorar como una plañidera. Escuchamos música navideña, nos habla de proceso de integración, de establecimiento de puentes, de generosidad, de banco Champions, de dedicar el tiempo al descanso y a la familia. Por si sirve de algo, le han faltado unos copitos de nieve cayendo al fondo para tener una imagen de cuento navideño de Walt Disney. ¡Que guay!. Pero mirad, la realidad latente, es que desde hace mucho tiempo, en esta casa solo escuchamos música de réquiem, la única integración que va a haber es la que van a hacer los compañeros con el INEM, la generosidad, la ponen nuestros compañeros que siguen pagando unos anticipos de unas acciones que duermen el sueño de los justos, en este Banco de Champions, algunos compañeros no van a poder superar ni los cuartos de final y finalmente imaginamos que cuando habla de tiempo dedicado a la familia y al descanso, habrá tenido un desliz al olvidar las multi-videoconferencias a horas intempestivas, incluso en periodos vacacionales, las prolongaciones ilegales de jornada, los objetivos desmedidos, las amenazas de mandos intermedios por no cumplir las metas marcadas, los bonus no pagados, etc, etc.

Desde CGT, nos gusta ser serios, llamémos a las cosas por su nombre y lo que aquí estamos viendo, ni son fiestas, ni son buenos deseos. Son burdas maniobras para manipular e intentos de enmascarar una triste y dura realidad.

FELICES FIESTAS.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2017/12/20/bonito-mensaje-triste-realidad/