«

»

Imprimir esta Entrada

DIMITIR no es un nombre ruso y CESAR no es un emperador romano

Si, ya sabemos que muchos de vosotros diréis: “que chiste más malo”. Y efectivamente tenéis razón, pero tampoco queríamos encabezar una circular con insultos, improperios, ni exabruptos que pudieran llevar a pensar a los responsables (perdón, pero al final, alguno nos sale) que nos dirigen (perdón otra vez) que estábamos metiéndonos con ellos a nivel personal. Y no, no es eso. Al fin y al cabo seguro que son unas buenas personas, y muy amigos de sus amigos.

Pero lo que si que tenemos muy claro, visto lo que está pasando en una ¿integración operativa? con un colapso total en las oficinas (en todas, aunque fundamentalmente en las zonas donde está más implantada BMN) es que ¡dudamos muy seriamente de la valía profesional de bastantes de nuestros altos directivos! y que en la cúpula de Bankia y aledaños hay gente que debería empezar a conjugar esos verbos YA.

Nos resulta indignante que este próximo martes, en la Junta de Accionistas de Bankia, vayan a pavonearse delante de sus empleados (la mayoría de los que ocuparán la sala, como siempre) y de algunos pocos accionistas “de verdad”, para decir lo buen banco que es Bankia (que lo es, a pesar de ellos y gracias a sus trabajadores), el gran futuro que tiene (¿en el BBVA sr. Goirigolzarri?), lo de “sigamos trabajando”, “el cliente es el centro” y bla, bla, bla….Mientras va a seguir el CAOS en la red.

Es vergonzoso que a estas alturas, nadie haya dado todavía ni soluciones ni explicaciones, cuando ya somos el hazmerreír del sector. Los únicos que estamos dando la cara y aguantando el tipo como podemos delante de la clientela, somos los de siempre: la tropa. Si, esos trabajadores a los que desde arriba se nos ve como prescindibles y a los que se nos aplica (a las buenas o a las bravas) con el plácet sindical, un ERE tras otro.

Y no nos pilla de nuevo: lo hicimos con las acciones y con las preferentes, y ahora lo estamos haciendo con “esto”. Como siempre. Y lo seguiremos haciendo mientras nos dejen, ya que entre otras cosas, no tenemos más remedio porque Bankia nos importa y mucho: nosotros y nuestras familias dependemos de ella.

Pero sí que nos gustaría que nos dejaran trabajar de verdad: con unos buenos medios técnicos; con un sistema operativo rápido, funcional y sobre todo fiable; con una organización del trabajo que primara la atención y la fidelización de la clientela sobre el beneficio cortoplacista; con unos directivos intermedios que tuvieran empatía hacia las personas y los equipos de trabajo y con unos altos directivos profesionales, fiables y responsables que se creyeran de verdad y nos hicieran sentir a la plantilla que Bankia tiene futuro y que vamos a trabajar todos por el.

Aunque si todo lo anterior fuera real, y no una vana ilusión, no estaríamos pasando por lo que estamos pasando clientes y empleados en las oficinas, ni en los servicios centrales, ni haciendo esta circular, ni exigiendo que el Sr. Goirigolzarri, el Sr. Ortega, el Sr. Egea y algún que otro Sr. y/o Sra. de su entorno, ejercieran de verdad esa responsabilidad que tanto cacarean y dieran la cara o bien, conjugaran (lo dejamos a su elección) alguno de los verbos con los que la encabezamos.

Salud.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2018/04/05/dimitir-no-nombre-ruso-cesar-no-emperador-romano/