«

»

Imprimir esta Entrada

La oscura política retributiva de JLL

El Consejero delegado de WorldatWork, asociación de renombre mundial en RR.HH. y políticas retributivas, en una charla reciente en España, ha dicho: “La transparencia RETRIBUTIVA es imprescindible para generar confianza en el entorno de trabajo…Además, si se tienen políticas de retribución bien diseñadas, no debería haber ninguna razón para querer esconderlas.” “Hay muchísimas cosas intangibles que importan a las personas y que no cuestan nada a la empresa, como son sentirse incluido y parte de un proyecto más grande, que sus ideas sean tenidas en cuenta, o que sean integrados en la toma de decisiones que les afectan. Pero, sobre todo, lo imprescindible es tener una buena vida: un equilibrio entre vida laboral y profesional”.

En esta Sección Sindical pensamos que las políticas retributivas que se practican en JLL adolecen de la necesaria transparencia, lo cual redunda en su efectividad, pudiendo llegar a ser incluso discriminatorias. En cuanto a la segunda parte del párrafo anterior, creemos que los resultados del reciente estudio de Riesgos Psicosociales sobre el que os informamos recientemente hablan por sí mismos, entre otras cosas en cuanto a la participación de la plantilla en la organización y la toma de decisiones, donde hay mucho que mejorar.

Venimos asumiendo desde hace tiempo, que tanto el incentivo variable (bonus) como los incrementos salariales (aparte de la revisión anual de Convenio) realizados por la Empresa todos los años al grupo de empleados elegidos, es algo positivo teniendo en cuenta la voluntariedad de esas medidas. Y ciertamente lo serían de pleno si no estuvieran sujetas a ciertas prácticas poco claras y siempre subjetivas, especialmente en lo referente al bonus. No vamos a negar, que todo aquello que mejore o se aporte por encima de lo legal o convencionalmente establecido es positivo, pero ya que se hace algo así, se debería acometer con criterios nítidos y justos, ya que de lo contrario pierden su efectividad y confianza de la plantilla en estas políticas.

En su momento ya solicitamos esta información a la Dirección de RR.HH., quien se limitó a una exposición verbal apoyada por un PorwerPoint que por supuesto no se nos entregó. Agradecimos las explicaciones, pero ya manifestamos la ausencia objetividad de este método. Además, la falta de compromiso y seriedad en esta materia es manifiesta, y lo hemos podido comprobar recientemente cuando hemos tenido conocimiento de que a un compañero se la ha negado el bonus a pesar de haber trabajado todo el ejercicio 2017. Por cierto, con una excelente dedicación y profesionalidad reconocida incluso por el propio equipo directivo. Creemos que el hecho causante para esta penalización fue, simplemente, abandonar la empresa para irse a otro sitio en busca de una mejor proyección profesional y salarial, algo que por cierto, viene siendo bastante frecuente últimamente entre la plantilla y a lo que dedicaremos otro de nuestros comunicados. La explicación ofrecida por RR.HH. al compañero; “La Compañía ha decidido no asignarte bonus este año”. Desconocemos cuantos puestos en el Ranking de las Empresas más éticas del mundo le puede costar a JLL este tipo de actitudes cuando se vayan haciendo públicas y notorias.

Y hablando de ética, conviene recordar, que el sacrosanto Código Ético de JLL viene a decir en uno de sus articulados, que para poder acceder al bonus variable es necesario haber firmado ese Código, lo cual se puede interpretar como un chantaje teniendo en cuenta lo controvertido del mismo. Si al menos estipulara que a ningún/a empleado/a se le va a discriminar o penalizar utilizando el variable, otro gallo cantaría. Por esto y por otros contenidos de este Código o política interna, y si nadie lo remedia, la terminemos denunciando.

Pero es que la cosa no acaba ahí, ya que en virtud a un sondeo realizado por esta Sección Sindical y las explicaciones que hemos podido obtener de RR.HH., en relación a los incrementos salariales (fuera de Convenio) que aplica voluntariamente la empresa, hemos podido comprobar que algo que se percibe muy positivo para los agraciados, luego no lo es tanto, puesto que dicha subida salarial es cortoplacista ya que no se revaloriza en el tiempo. Esto supone de facto una pérdida de poder adquisitivo de cara al futuro, cercenando las perspectivas de mejora que en primera instancia pudieran existir. Y es que, a groso modo, cuando alguien es “recompensado” con uno de estos incrementos, se le consigna en el complemento personal denominado “Mejora voluntaria”, del que no solo se van absorbiendo los incrementos de Convenio durante dos años, sino que transcurridos los cuales no se revaloriza nunca más con dichos incrementos. Esta práctica, además contraviene a nuestro entender lo estipulado en el Acuerdo de Empresa vigente, el cual establece que “Las revisiones salariales que establezca el Convenio Colectivo Estatal de Empresas de Gestión y Mediación Inmobiliaria, se aplicarán sobre el Salario base y el complemento personal, no siendo compensables ni absorbibles”. Por tanto, hemos solicitado una reunión a RR.HH. para tratar de revertir esta situación.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2018/06/29/la-oscura-politica-retributiva-de-jll/