«

»

Imprimir esta Entrada

A veces “más” es “menos”

Por desgracia, estamos oyendo constantemente casos de personas que trabajan en el Banco a los que se les han abierto expedientes disciplinarios; expedientes que, en ocasiones, terminan con el despido y, en otras, con sanciones apreciables. Dejando aparte supuestos de ánimo de lucro fraudulento, que son escasos, nos encontramos con muchísimos casos de exceso de atribuciones o de incumplimiento de normas en busca del cumplimiento de los objetivos marcados.

Sería un grave error dejarnos llevar por el canto de sirena (a veces, bronca de capataz cortijero) de algunos responsables, a los que se les llena la boca de una curiosa mezcla de latigazos, improperios, palabras estimulantes, amenazas y promesas. Esos responsables, y a la vez sus responsables y los responsables de éstos, se ventilan en los idus de febrero unas cantidades que para la mayoría de las personas que integramos la plantilla nos son totalmente ajenas. Esos responsables viven por y para el DOR, y eso les importa mucho más que la calidad, el buen clima laboral o la ortodoxia operativa y comercial.

Pero no olvidemos que, cuando las cosas vienen mal dadas, todos ellos plegarán velas, dejando en la más absoluta soledad a la persona que, azuzada o arengada por estos responsables, haya caído en el error de llevar a cabo malas prácticas en su trabajo. Ellos se llevarán su bolsa bien llena, y alguna de las personas de su equipo pagará esa bolsa con una sanción o incluso con su puesto de trabajo.

Conclusión: No nos dejemos llevar por los cantos de sirena: trabajemos con empeño, ilusión y profesionalidad, mirando por lo mejor para el cliente y para el Banco. Pero cumplamos estrictamente las normas que el propio Banco ha establecido para el desarrollo de la actividad operativa y comercial. Si detectamos situaciones patológicas o supuestos de desviación de poder en busca de conseguir objetivos “como sea”, denunciémoslos.

Y por último, además de lo anterior, respetemos a nuestr@s colaborador@s y compañer@s y respetémonos a nosotr@s mism@s, actuando de un modo ético y responsable. Respetemos las normas y el horario, y la calidad y el clima laboral mejorarán de inmediato y –curioso hecho– es altamente probable que nuestra productividad también se incremente notablemente.

Ver resto de artículos
AL DÍA Nº 7 (BBVA)

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2018/07/11/a-veces-mas-es-menos/