«

»

Imprimir esta Entrada

De aquellos mimbres, estos cestos

Tal y cómo viene siendo costumbre en los últimos tiempos, el sindicato mayoritario, el único que realiza una acción sindical, honesta, transparente, única y efectiva para que el Banco de Santander, siga recortando los escasos derechos que nos quedan a los trabajadores, ahora se lleva las manos a la cabeza por la manera en la que la empresa está ejecutando el acuerdo sobre las oficinas Smart, un acuerdo que tuvieron la oportunidad de no firmar, cosa que hicimos otros.

Todos y todas recordamos lo ocurrido en el pasado ERE de los Servicios Centrales, pues tras la apariencia de un acuerdo beneficioso para aquellos que voluntariamente desearan abandonar el banco, se escondían una serie de puertas y ventanas abiertas que le permitieron al banco ensañarse con todo aquel que se encontraba dentro del punto de mira empresarial para “adscribirse voluntariamente” al citado ERE. El resto todos lo conocéis. Solo hubo 20 bajas forzosas. Seguro que los compañeros y compañeras de Servicios Centrales discrepan de esa cifra. Nosotros también. El sindicato mayoritario NO.

Ahora y tal y cómo señalábamos anteriormente, tras una verdadera y singular acción sindical, cómo nos recordaba la organización mayoritaria en sus almibarados videos en los que repartían cariño a diestro y siniestro, resulta que no se habían enterado que la empresa iba a tomar las de Villadiego. Es decir, un camino que le dejaron abierto los sindicatos firmantes del acuerdo de las oficinas Smart. Debemos recordarle a esta organización, una vez más, que eso que ellos denuncian ahora, ya lo denunciaba CGT antes de que se firmase dicho acuerdo, pero claro, entonces CGT era una organización inconsciente, irresponsable y sin labor sindical alguna. Ahora que ellos denuncian lo mismo que nosotros hicimos en su momento (que es cuando hay que luchar y pelear, en la mesa de negociación, cuando las cosas tienen remedio) y que no quisieron escuchar, queda patente que los inconscientes e irresponsables fueron ellos. No hace falta tener muchas luces, para observar que un acuerdo que acepta el banco, lo aceptan los sindicatos amarillos (sindicatos empresariales) y cómo no, aceptan ellos, a quien realmente le beneficia es al banco, como demuestran los hechos transcurrido aproximadamente mes y medio tras la firma del acuerdo. Llegados a este punto, no vale manifestar que se va a luchar con uñas y dientes para que el banco se porte bien. El banco solo se porta bien, si le beneficia al propio banco. La parte empresarial sabía lo que firmaba, CCOO también lo sabía y los que no firmamos el Acuerdo también lo sabíamos, por eso no firmamos.

Sería de agradecer que no nos intenten engañar una y otra vez. Han elegido, unirse al más fuerte, allá ellos. Nosotros, desde luego siempre seguiremos al lado de los trabajadores, aunque nos tachen de irresponsables. Preferimos el insulto, es más, visto lo visto, es un halago, que alinearnos junto a aquellos a los que únicamente les mueve el beneficio personal a costa de los derechos de los trabajadores.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2018/07/27/de-aquellos-mimbres-estos-cestos/