«

»

Imprimir esta Entrada

De ángeles custodios a ángeles caídos

Da un cierto arrebato leer como estos que se vendían hace apenas un par de meses como nuestros salvadores por el inmejorable acuerdo de homologación y horarios Smart que habían firmado con los representantes del banco, ahora se echan las manos a la cabeza por los abusos y, según ellos, la interpretación malévola que hacen la mayoría de los directivos de rango de esta empresa.

Suena igual de parecido a cuando tras vendernos nuevamente las bondades del ERE a los SS.CC. teatralizaban su disgusto por considerar que el término “voluntariedad” no se estaba aplicando tal y como lo recoge la definición de la RAE.

A fuerza de intentar engañarnos tantas veces se ofenden por ser ellos los supuestos engañados y nos facilitan un buzón de correos para hacerles conocedores de dichos abusos cuando todo ello hubiera sobrado si sus claudicaciones continuas no hubieran tenido lugar.

Pero a fuerza de ver sus continuas puestas en escena, deprimentes y con exceso de sobreactuación, en CGT ni a los sindicatos amarillos ni a los amarillentos les tenemos por actores veraces y no damos ningún crédito a sus “buenos propósitos” más allá de querer nuevamente vender la moto a la plantilla. Una plantilla cada vez más pisoteada por la empresa, con menos derechos y con una cierta espada puesta sobre sus puestos de trabajo en un futuro inminente.

Unos ven suficiente concentrarse 10 delegados a las puertas de una sucursal………….UGT

Otros nos facilitan un buzón de quejas………………………………………………………CCOO

Otros simplemente nos hacen participe de su propia queja………..… FITC, STS, SEGRUPO

Pero todos ellos firman pérdidas de derechos y puestos de trabajo y ninguno impugna ni demanda nada en los tribunales.

Da pena verlos como se jactan en las negociaciones de estar a la derecha de Dios y de influir en sus sabias decisiones (las de la empresa) y luego verles escocidos porque no les han guardado sitio en el convite.

¡Pobres! Lo mal que lo están pasando. A alguna incluso le han salido calenturas de tanto beso que daba cuando hacía ese ejercicio ímprobo de “aclararnos conceptos”. Debió pensar de la plantilla que somos muy tontos para entender lo obvio, que no es otra cosa que lo que ella y sus acólitos se están encontrando ahora y por lo que hacen aspavientos.

Desde CGT les advertimos, pero su megalomanía les impidió ver más allá del bosque o quizás, la leña desprendida les era buena para sus intereses y para calentar su casa para la inminente llegada del “invierno”. Como uno más, se unieron a la monstruosidad amarilla asumiendo su mismo color y traicionando, por enésima vez, a quienes ahora intentan convencer de que son sus principales valedores… pero en estos últimos 4 años, por coger los últimos, si han velado por alguien, sin duda alguna ha sido sólo por ellos mismos y por las siglas de su Organización.

Posiblemente han tenido que estar más pendientes de quitar las múltiples basuras que tenían aparcadas dentro de su casa y que les desenmascaraba continuamente la prensa y la investigación policial y judicial, que en atender a la finalidad última de su causa: defender al trabajo y a los trabajadores.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2018/10/06/de-angeles-custodios-a-angeles-caidos/