«

»

Imprimir esta Entrada

Impugnación acuerdo oficinas SMART – Juicio visto para sentencia

Hoy, 17 de octubre se ha celebrado en la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, quedando visto para sentencia, el juicio por la demanda de impugnación realizada por C-G-T del “Acuerdo Colectivo de Jornada y Horarios En Oficinas SMART”

El pasado 26 de junio de 2018, algunos sindicatos irresponsables perpetraron el mayor atentado contra el derecho a la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores y trabajadoras de Banco Santander, firmando el denominado “Acuerdo Colectivo de Jornada y Horarios en Oficinas SMART”. Un acuerdo con el que, a cambio de nada tangible, se ha roto definitivamente el horario continuo, “santo y seña” hasta la fecha de la banca española, y que ya están replicando, como pronosticamos, la mayoría de los bancos.

Un acuerdo, por llamarlo de alguna manera, con el que gracias a la firma del 65,83% de la representación sindical, el Banco ha conseguido, si la justicia no lo impide, uno de sus mayores anhelos. El poder abrir legal y definitivamente las oficinas bancarias por las tardes.

Desde C-G-T hemos tratado de defender, con los escasos recursos jurídicos que los nefastos convenios colectivos y acuerdos de empresa nos dejan, la ilegalidad de un acuerdo, negociado bajo las premisas de un articulado del Estatuto de los Trabajadores, claramente favorable a la Empresa, en lugar de a través de otro, a nuestro entender el correcto, más equilibrado y por tanto más beneficioso para los intereses de la plantilla. Obviamente, nuestros argumentos han sido ninguneados por aquellos sindicatos que viven de la permanente excusa para claudicar ante el banco sin la más mínima pelea.

Que el abogado contratado por el banco en el juicio se oponga a nuestra demanda es lógico y entendible. Lo que ya no es tan lógico y mucho menos asumible, es que el abogado de CC-OO y un delegado del F-I-T-C, ya que al parecer este sindicato no tiene abogados (total para lo que los necesita) se sumen a sus argumentos en contra de los intereses de la plantilla, cosa que por otro lado viene siendo lamentablemente muy habitual en los últimos años.

Claro está que, para ciertos abogados es un escenario excelente para pelotear y opositar a ser fichados, como ya ha ocurrido en el pasado, por el poderoso bufete Sagardoy Abogados. Bufete, cuyo fundador fue consejero de Banesto, que está especializado en la defensa de los intereses patronales y que fue autor de la infame reforma laboral del 2012, que tanto ha castigado a la clase trabajadora.

El juicio ha quedado visto para sentencia. La demanda será finalmente estimada o desestimada por la Sala. Pero, independientemente del resultado de la misma, ojalá sea el primero, en C-G-T tendremos la conciencia muy tranquila, por no haber dejado tirada a la plantilla afectada y por haber hecho todo lo posible para revertir el desaguisado en el que otros nos han metido. Quizás otros no firmantes del acuerdo, como U-G-T, tendrán que explicar las razones por las cuales, a pesar de estar en contra del acuerdo, no han estado a nuestro lado.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2018/10/18/impugnacion-acuerdo-oficinas-smart-juicio-visto-para-sentencia/