«

»

Imprimir esta Entrada

100 años de la jornada de 8 horas

Hoy, día 5 de febrero, hace un siglo ya que comenzó la histórica huelga de La Canadiense.

Ya sabemos que a muchos de vosotros no os dirá mucho, ya que las grandes efemérides de conquistas de los derechos laborales no son precisamente muy difundidas por los grandes medios de comunicación, pero esa huelga promovida por la CNT y que se alargó durante 44 días (ya extendida a prácticamente la mayoría de las empresas de Barcelona) ha sido sin lugar a dudas la más importante e influyente en la historia de este país y una de las más importantes en la historia del movimiento obrero mundial.

Esa Huelga hizo que España fuera el primer país del mundo en establecer por ley la Jornada de 8 horas.

No fue fácil, nunca lo es cuando se trata de conseguir y/o defender derechos laborales y/o sociales. Las oligarquías dominantes hicieron que el estado (a su servicio antes, como ahora), reprimiera con dureza a los huelguistas: miles de despedidos y detenidos, declaración del estado de guerra y participación del ejército en la persecución de huelguistas. Todo fue inútil ante la unidad y la fuerza del naciente movimiento obrero ibérico: se readmitió a todos los despedidos, se mejoraron salarios en muchos sectores y se logró el compromiso que arrancaba la jornada de 8 horas en toda España.

Es triste, pero lógico que actualmente un joven, bien en el paro, bien en trabajos precarios a tiempo parcial y con unos sueldos que hoy nos hacen añorar la época del mileurismo vea (si tiene la improbable oportunidad de que alguien se lo quiera mostrar) como batallitas del abuelo cebolleta estas historias no tan lejanas de su propia clase social y país.

Y qué decir de los actuales bancarios y más en concreto de los bankieros que estamos viendo de primera mano que “gracias” a la gran lucha sindical de organizaciones de ¿clase? Como CCOO, UGT, apoyadas por otras como ACCAM, SATE… tengamos cada vez más merma en nuestras condiciones de trabajo: miles de despidos ¿voluntarios? por ERES, centros de trabajo con dotación de personal bajo mínimos, realización de miles y miles de horas extraordinarias “gratis total”, implantación masiva de la jornada partida…

Recordaros, que no siempre fue así. Que si hay voluntad, unidad y ganas de luchar se pueden cambiar las cosas. Pero, al contrario, si no defendemos los derechos que tanto costó conseguir, los perdemos irremediablemente.

Salud.

 

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2019/02/05/100-anos-de-la-jornada-de-8-horas/