«

»

Imprimir esta Entrada

€R€ en Banco Santander. Rebajas de primavera

Ayer 28 de mayo se ha celebró la segunda reunión del procedimiento de despido colectivo pretendido por el Banco, que inicialmente afectará a 3713 personas, donde la Empresa ha puesto encima de la mesa su propuesta “inicial” de indemnizaciones y su pretensión de ampliar la movilidad geográfica, con carácter transitorio, hasta 400Km.

Según estaba calendarizada, ayer se celebró la segunda reunión del proceso de despido colectivo abierto por el Banco, por el que pretende llevar a cabo el despido de la friolera cifra de 3.713 personas.

Desde CGT manifestamos, nuevamente, nuestro total desacuerdo con las razones productivas y organizativas aducidas en el informe técnico, al entender que sus conclusiones están viciadas inducidas por los objetivos previstos.

El cierre de entre el 20% y 40% de oficinas en algunas plazas con el consiguiente traslado del trabajo, que se lleva a cabo en ellas, a otras oficinas, sumado al despido de parte de la plantilla, supondrá irremediablemente una sobrecarga de trabajo para las plantillas resultantes, sobrecarga que desembocará en una pérdida involuntaria de la calidad en la atención al cliente. Por esa razón, desde ya, pedimos a la Empresa una paga lineal de 1.000€ como compensación al sobreesfuerzo a realizar.

Igualmente nos mostramos en contra de la externalización de la profesión bancaria que supone el traspaso de oficinas a agentes colaboradores. Política empresarial que está dejando en manos de terceros, la atención al cliente en el mundo rural.

Desde CGT seguimos y seguiremos insistiendo en que la única opción sensata asumible por los representantes legales de los trabajadores y trabajadoras, cuya misión fundamental es la de defender sus derechos, entre los que destaca, como primero de ellos, el empleo, es forzar a que cualquier ajuste de plantilla sea llevado a cabo a través de prejubilaciones voluntarias y no mediante despidos en diferido obligatorios, como el Banco propone. Hay plantilla más que suficiente para ello, más de 5.200 personas mayores de 55 años. Una franja de edad en la que mayormente se encuentra ubicado el colectivo de operativos, justo aquellos a los que el banco, con su política apresurada de digitalización, está, según sus propias cifras, dejando supuestamente sin carga de trabajo.

No podemos asumir movilidades geográficas adicionales, a las ya de por si, excesivas actuales, que lejos de servir para mitigar los despidos, tal como pretenden vendernos, solo sirven, por la experiencia de procesos previos, para vencer las resistencias de quienes no aceptan irse voluntariamente.

Tampoco podemos asumir que utilicen valoraciones del desempeño subjetivas y supuestas inadaptaciones a nuevos puestos de trabajo, para señalar a compañeros y compañeras. Herramientas estas, realmente diseñadas para quitarse de encima a quienes no cumplen con sus estándares de calidad. Estándares, a nuestro modo de ver, distintos a los exigidos por la clientela.

La propuesta de condiciones facilitada por el Banco debe ser tomada como lo que es, una propuesta de mínimos, que será mejorada, casi unilateralmente por parte de la misma Empresa en las próximas reuniones. Tiene que parecer que negocia algo, para darle una salida a aquellos sindicatos que vienen firmando ERE tras ERE sin que les tiemble el bolígrafo.

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2019/05/29/ere-en-banco-santander-rebajas-de-primavera/