«

»

Imprimir esta Entrada

La mochila austriaca y los goles que nos meten

Empieza a hablarse de que el PSOE pretende implantar en España la «mochila austriaca». Nos hemos informado sobre el tema y ojo, que esto tiene trampa, y gorda a nuestro juicio.

Mochila AustriacaEl nombre puede sonar bien. Al fin y al cabo es la “mochila austriaca”, o sea “la mochila de un país próspero”: no parece que les vaya mal a los austriacos. Pero a la hora de comparar este tipo de medidas hay que comparar los sistemas globalmente, y no la medida aislada, porque en la legislación laboral se contraponen intereses distintos (empresarios y trabajadores) y el resultado es un equilibrio entre ambos intereses (o esa es la teoría: ya sabemos que siempre ha habido un sesgo hacia la patronal, y cada vez más). Ese “equilibrio” se consigue con contraprestaciones: si una medida favorece a un grupo, habrá otra que la equilibre favoreciendo al otro. Desarrollamos esto luego, pero lo vamos adelantando porque es ahí justo donde está la trampa gorda.

¿Qué es la mochila austriaca? Se trata de una cantidad de dinero que se va apartando de cada nómina, se acumula en algún fondo de inversión (normalmente de baja rentabilidad pero muy seguro) y que el trabajador puede usar posteriormente en caso de desempleo o al final de la vida laboral, después de la jubilación.

Hay un debate sobre si esto significa que el trabajador se paga su propia indemnización por despido, pero nos parece en realidad un debate secundario. Si el dinero sale del salario bruto del trabajador o lo paga la empresa aparte, esto puede afectar a los contratos en vigor, pero será indiferente en los nuevos contratos. Lo que la empresa paga por cada trabajador es un coste que intentará minimizar para maximizar beneficios. Si las empresas no pueden minimizar los costes laborales todo lo que les da la gana es porque influyen otros factores: la oferta y la demanda de trabajo, la capacidad de negociación colectiva de los trabajadores, el SMI, los convenios… Pero si no cambia alguno de estos factores, a las empresas les da igual pagar las cantidades de la mochila austriaca «de su bolsillo» o que se descuenten de los salarios brutos de los trabajadores (que también pagan): en el primer caso, lo que harán será disminuir los salarios en esa cantidad.

El problema no está ahí, el problema es que aquí se pretende que esta medida sustituya a las indemnizaciones por despido improcedente que existen actualmente. Al margen de dónde haya salido el dinero, eso no desincentiva los despidos. Pongámonos el típico gorrito tirolés, con su pluma incluida, y viajemos a Austria para ver qué pasa allí. En Austria, esta «mochila» sirve para los despidos procedentes. ¿Y qué pasa con los improcedentes? Pues que allí no existen. En España el despido es libre pero (para compensar) indemnizado. En Austria, directamente no es libre: si la empresa no lo justifica, el despido es nulo y tiene que readmitir al trabajador (salvo que se llegue a un acuerdo económico que tienen que aceptar ambas partes, cosa que no es infrecuente porque a menudo el trabajador tampoco quiere volver). Por eso decíamos que hay que comparar los sistemas globalmente: se podría aceptar el sistema austriaco de despidos que no permite despedir sin acreditar la causa, pero ese no es el debate en España. Aquí lo que se quiere es combinar lo peor de ambos sistemas (desde el punto de vista del trabajador), es decir despido libre y gratuito. ¡El sueño húmedo de la patronal!

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2019/11/07/la-mochila-austriaca-y-los-goles-que-nos-meten/