«

»

Imprimir esta Entrada

Adiós Bankia, hola Caixabank

Ya somos CaixaBank. Hoy iniciamos una nueva etapa de lo que está siendo un duro viaje desde hace mucho tiempo. Un viaje que empezó en el año 2010 y que ha culminado, de momento, hoy. Un viaje en el que lamentablemente no se atisba la calma.

Porque tras llevar tres ERES a nuestras espaldas, en el horizonte inmediato ya se atisba el cuarto, y con él la destrucción de miles de puestos de trabajo. Está por ver en qué condiciones. Miedo nos da cuando nuestro Presidente, como nuestro nuevo Consejero Delegado hablan de “buscar otras fórmulas creativas e innovadoras”.

Lo único creativo e innovador sería que fueran unas salidas totalmente voluntarias y eso pasaría impepinablemente por recurrir, como fórmula casi exclusiva a las prejubilaciones.

Y también sería creativo e innovador que cambiara el clima laboral y que gran parte de la plantilla dejara de estar quemada y deseando abandonar el barco a poco que le cuadren los números.

Este clima tiene que cambiar. Una empresa en la que los trabajadores están deseando poder irse es una empresa enferma. Esperemos que CaixaBank no lo sea.

Porque en Bankia, sólo unos pocos están sonrientes en sus poltronas, quizá satisfechos de su gestión. No nos equivoquemos, reconociendo que los méritos han sido de toda la plantilla por su trabajo y su tesón para hacer viable lo que parecía imposible, a Bankia la salvaron los contribuyentes; a Bankia la salvó el Estado.

Atrás queda mucho sufrimiento. Lo peor: miles de salidas forzosas, cientos de traslados, centenares de externalizaciones.

No hacía falta tirar a nadie por la borda. Íbamos a llegar a puerto de todas formas. Éramos una entidad sistémica y por esa razón se nos rescató.

Dicho todo esto, no perdemos la esperanza de que las cosas cambien ahora que surge, o eso nos dicen, una oportunidad con este nuevo proyecto.

Por nuestra parte, que no quede.

Enlace permanente a este artículo: https://fesibac.org/2021/03/27/adios-bankia-hola-caixabank/