«

»

Imprimir esta Entrada

Confianza – ¿En quién?

Nos llama poderosamente la atención, el énfasis que pone el banco en cada una de sus últimas comunicaciones audiovisuales que nos publica en la Intranet, terminando los vídeos con la frase repetida una y otra vez, “Confiad en vuestro banco”.

Para CGT, esta frase es lapidaria. Un interlocutor que pide al receptor del mensaje “confianza”, lo hace porque sospecha, intuye o presume que el segundo desconfía del primero o lo que es lo mismo, que no tiene la ansiada confianza, en él. Alguien desconfía de otro porque quien demanda “confianza” no ha sabido generarla ni transmitirla.

La segunda parte de la frase, “vuestro banco”, no puede ser más oportuna. Eso es lo que desearíamos los trabajadores, que fuera “nuestro banco”, pero no han dejado que así sea. Prueba de ello, es que en estos días la mayoría de nosotros, mientras realizamos la declaración de la renta, tenemos que consignar en la casilla correspondiente a Pérdidas Patrimoniales, el importe de las acciones que poseía, eso sí, a la par que pagamos religiosamente el anticipo que solicitamos para la compra de dichos valores. Por ello, no se empeñen, pudo ser “nuestro banco” pero lo cierto es que no lo es.

Volviendo al tema de la confianza, no hay que recordar que esta, no se pide, se entrega, se la gana uno con sus acciones, con sus hechos. El Banco de Santander no genera confianza cuando predica una cosa y a la par hace la contraria. No se genera confianza cuando se utiliza el argumento más peregrino para que un trabajador, no cobre el bonus, ya de por sí complicado por lo desmesurado de los objetivos. No se genera confianza cuando una oficina Popular tiene unos objetivos “XXL” y la del Santander, situada a 50 metros, los tiene “L”. No se genera confianza cuando se predica a los cuatro vientos la conciliación laboral y familiar a la vez que se pretende ampliar el horario de trabajo, por mucho que la ley lo permita. No se genera confianza cuando se despide indiscriminadamente a compañeros y de forma paralela se quiere vender una integración como ejemplar.

Está muy bien diseñar convenciones, saraos saludables, recetas sabrosas. Sean serios y coherentes por una vez. Podrían crear un evento que se llamará “Un año de trabajo en condiciones normales”. Anímense. Todos lo agradeceremos

Ahora que el mensaje del Banco de Santander, recorre los campos de fútbol, les sugerimos que sustituyan la palabra “Digilosofia” por “RESPECT” y además les conminamos a que lo pongan en práctica. Eso sí que genera “CONFIANZA”.

C G T – L A    F U E R Z A    N E C E S A R I A

Enlace permanente a este artículo: http://fesibac.org/2018/05/10/confianza-en-quien/